EL CESE

El cielo lejano observa huyendo de su mirada,
mientras frías almas esperan la parada,
en aquel reloj que no cesa sus movimientos,
escondido con regocijo en los sólidos cimientos.

Deja un comentario