MIRADA MELANCÓLICA

La mira como si nunca lo hubiera hecho, aunque el tiempo entre él y ella fuera inmenso, desconociendo la sonrisa tantas veces pérdida, en busca de un resquicio de luz que de nuevo la hiciera brillar.

Mira con pensamientos ocultos en la falta de palabras, como si supiera que siempre la razón estuvo a un lado y el tiempo demostrara errar las miles de excusas buscadas, se perdió quién era y lo que ve, aporrea como sabedora de curiosidad sobre sus ventanas.

El baile, no había empezado, sus piernas querían bailar, olvidó la música que los podía salvar, y la melodía en otros labios, sin luto, comenzó a sonar.

Deja un comentario