CAMINOS

Realmente amé,

dejé que siguiera camino,

aún sabiendo

que estela perdería.

Continúe el paso,

a sabiendas

de que nunca,

una intersección

encontraría.

Y al llegar

al final del camino,

giré y su rostro

entre la gente

encontré.

Sorprendido azar,

abandonó idea,

viró su mirada,

y el nada de nuevo

aparecía ante mí.

Deja un comentario