LA PÉRDIDA

Miraba cielo,

luz con fuerza

penetraba,

cada poro del alma

con ardor de

ocaso acariaba.

Entre cada rayo

cada verso,

sin pudor se colaba.

Dos espumas,

entre poema

y poema

danzaban.

Ojeada,

se perdía

al alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s