LA PÉRDIDA

Miraba cielo,

luz con fuerza

penetraba,

cada poro del alma

con ardor de

ocaso acariaba.

Entre cada rayo

cada verso,

sin pudor se colaba.

Dos espumas,

entre poema

y poema

danzaban.

Ojeada,

se perdía

al alba.

Deja un comentario