DOS EN UNA

Miro al cielo azul,

veo a la tigresa volar

sobre el cristal,

abriendo sus fauces

a veloz vida,

sorprendida de corta distancia.

Feroz felina sedienta de alma,

piensa,

gime y decide

nadie merecía su ira.

La gatita se queda,

la fiera se esconde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s