PROGRESO INCIERTO

Noche contempla al niño,

sueño cierra sus ojos,

manos en cuello subió,

en la oscuridad sin dudar

allí lo metió.

Protestaba corta edad,

bajo la fuerza del amor,

diamantes caían

en el frío asfalto.

Quería su cama,

y en la cueva,

lo único que encontró

fue una osera,

eso si,

a pie de barra.

Deja un comentario