FUTURA PERSPECTIVA

Si el cansancio no agotará cada centímetro de sendero y dejara un abismo entre tú y yo, quizás el reloj nos invitaría una vez más a recorrer con sus labios el albedrío de la taciturna noche.

El agotamiento todo invade, apenas puede acariciar la estela de la oscuridad.

La musa esconde pluma y letras bajo su almohada, para que los sueños no las lleven lejos de su estela.

Cierra los ojos y abandona su alma en los sueños del tiempo, esperando encontrar la realidad en uno de ellos.

Quizás cuando despierte la ciudad vuelva a respirar, el trabajo regrese, la avaricia se desvanezca y los servicios sociales crucen brazos.

La verdad, es que no pinta nada bien, hoy la niebla rodea la existencia y el siglo XXI se desliza acantilado abajo y nosotrxs vamos subidxs en su carro.

Deja un comentario