SENSACIÓN

Lee el tiempo

en las llagas de su mano,

no entiende promesas perdidas

en conjuros lanzados a los

vientos.

Mira las arrugas,

las estira

y cierra su mano,

resguardando labor

en cada poro de su piel.

El día comienza,

una vez más,

suena el reloj,

el tiempo la busca,

lo sabe,

esconde su alma

y se pone en marcha.

Deja un comentario