EMIGRACIÓN

Ha regresado el frio a la mañana, esa tierra fortalece vida entre las raíces de sus entrañas, los pájaros reclaman el jornal, equilibrio de vida se desliza por la caleya. Detengo el paso del tiempo en minutos, para escuchar lo importante en alma tendida al secado diario de los males de una ciudad. Volviendo a lo que siempre debió ser, negado en la salida de la carencia, encontrando la misma ausencia entre opulencia. Más las cicatrices de la apariencia emergieron, ahora esa flor me mira y pregunta¿ cómo has tardado tanto en regresar a mí?, cómo decirte que nunca me fui, mi corazón seguía correteando en la soledad de carecer de lugar y con el único sentimiento de ser de uno sólo amor.

Deja un comentario