CENIZA CAMINANTE

Y quién eres tú

para decir quién soy,

¿acaso Dios inexistente

en un camino penitente?.

¿Y quién te crees

para Juzgar lo desconocido,

si no sabes mirar tu ira?.

Gritas a la impotencia

de no poder hacer más,

cuando tu vagancia

es más deficiente

que el que más.

¿Quién finges parecer?,

cuándo mi ceguera,

muestra desprecio

en cada paseo.

Nunca, nunca

y cuando digo nunca,

podrás llegar a los tobillos

de la bondad ausente

en tu corazón.

Así que ahorra saliva,

muerde comisuras,

rabia por dentro

y muere en el intento

de hacer daño

a quién nunca llegarás

a tocar su cima.

Él intentaba escapar

de majestuosidad,

sólo encontró

roca arenisca

en sus huellas.

La vida, le devolvía

lo que un día robo

bajo los efectos

de lo provocado.

Poco a poco

su aire se apagaba,

y por la ladera

se diluía un fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s