CURSO

Su alma es una gran placa tectónica, se desliza por el desfiladero de la vida, explota inevitablenente al chocar contra la sinrazón.

Los cimientos se mueven bajo sus pies, invadiendo lo que un día fuera parte de él.

Activando cada parte de su corazón, cuando observa gritar cada crujido de su piel.

Adentrándose en los detalles diminutos de los poros de su sentimiento, formando historia.

La edad marcada por estructura molecular, hace creer que manteniendo la niñez la muerte cesará su paso.

Más el desierto ante sus ojos, deja insinuar un vergel, ya seco de tanto esperar.

La distancia ahora es lo que queda, cuando tres mil vidas no fueron suficientes para albergar amor y lo recto deja de serlo para albergar una gran noria.

Falla aguantando tristeza, soledad acompañada es lo que queda. Justo lo que un día, él ofreció, taladrando el centro de su pureza.

Deja un comentario