PACIENCIA DE MADRE TIERRA

Camina la niebla sobre la loma de una mirada, susurrando lo que la noche esconde entre sus muros, cómo la malicia cobarde aprovecha la ceguera de la luz y cómo la nobleza errante vuela sobre los altos árboles repletos de alegría. La vida despierta entre los piidos de la ausencia de tiempo, con las prisas de la supervivencia en una jungla dominada por ambición. Madre tierra observa, calla y espera, sabe que la guadaña tarde o temprano retira las malas hierbas de su camino.

Deja un comentario