HUMO

Sobre la mesa

el cigarro

espanta al viento.

El olor de la muerte,

camina

entre la niebla.

Espera en el camino,

sobre la alameda

con tierna mirada.

Va aspirando,

delicadeza

en cada toque de vida.

La misma

que se va perdiendo,

en cada bocanada de aire.

Mientras el tiempo

muestra las fauces humanas,

escondidas entre muros.

El aroma penetra el cobijo,

se acuesta a su lado,

mientras tapa con su piel,

todo un pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s