LÁGRIMA

Siempre fue el Otoño,

cayendo sus hojas,

mirando triste

bajo la lluvia.

No supo entender

el Invierno

del color de sus pupilas,

al mirar la luz del cielo.

Y letras se cuelan

entre las raíces,

quebradas y firmes,

como una lejana mirada.

Se esconden las ganas,

de acariciar la nieve,

derretida por un sueño,

alejado de sus noches.

Crecerán nuevas hojas,

cicatrizando las heridas,

de la savia muerta

en aquel intento.

Etiquetada por el mundo

volveré a escalar la cima,

sudando resina en forma

de lánguida lágrima.

Deja un comentario