LA PÉRDIDA DEL YO

Tú que alardeabas de callar

todas las palabras con besos,

que presumias de conseguir

todo lo que querías.

¿ Ahora dónde estás?

Tú que sólo sabías

idolotrar tus pasos,

sin pensar en las huellas

que pisaban tus pies.

¿ Ahora dónde reposas?.

Tú que creías

que todo lo merecías,

cuando tan alto volabas,

por encima de cabeza amada.

¿ Ahora por qué te escondes?

Tú y sólo tú,

tus palabras aburren,

provocaciones erran,

excusas desoyen,

tú … ya no eres … Tú.

Deja un comentario