MIEDO

De pequeña pensaba,

cómo sería la vida sin ti,

me acurrucaba como un bebé,

de repente lloraba,

mi corazón se

angustiaba al pensar

en despertar

y tu cara no encontrar.

Ponerme a desayunar,

imaginando tu voz,

regresar del colegio

con el silencio

recorriendo la casa.

Siempre lo temí,

me convencía,

¡no!, es inmortal.

Ahora esta mujer

es niña perdida,

cargada de miedo.

En la noche regresas,

me arropas sonriendo

con un todo va bien.

El monstruo se esconde,

y la mujer regresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s