DÍA PERFECTO

Oigo las voces de madre tierra, rompe lágrimas bajo el fértil suelo, mientras mis insignificantes huellas cansadas de tanto buscar, detienen su camino en el cielo que grita.

Con cuidado pisa las piedras que en cada paso encuentra, cuando cree que no puede más, motiva su alma con un poquito más, cuando regresa se da cuenta de que su corazón quedó preso entre cada sudor emanado corriente abajo.

Mientras grandes trepadoras, muestran su recelo al nuevo ejemplar de ser que se mueve sin cesar.

Y ahora intento acabar, intento descansar, pero el albedrío pasado es tanto que hasta la pluma se apaga bajando sus párpados ya caídos antes de terminar ésta …. frase.

Deja un comentario