POETAS

La lluvia cae

sobre mi ventana,

susurra la tarde en el cristal,

mientras la arboleda

grita un nombre,

aquel que el viento

resguarda en cada sombra

de tinta abandonada,

lloran las cebollas de la memoria,

las cabras recuerdan silbido,

quién letras creaba

en la escuela de la vida.

Canta la canción la niña

quiere sus versos volar,

detrás de cada animal

empieza el recital,

aparece la mujer luchando

entre mercenarios poetas,

negando arte entre sus letras.

Temen el pasado de sus sílabas,

muertas algunas cabalgan

mostrando dolor ante ausencia,

temida de pequeños ojos,

perseguida en los fríos

labios de la pobreza.

Rebeldía ante lo aburrido,

escupiendo verdades

al mundo que le mira,

en medida bailaba,

en lo libre se quedaba,

transmitir sin tonterías

en versos, nombraba.

Un día escribió el azar

entre teclados navegó,

y con una pluma en el cielo

la vida pintaba,

realidad y alma escondida

en metáforas olvidadas

ronroneando esclavitud,

alardean triste futuro

riéndose de su suerte,

las muy cabronas.

Ahora le corresponde a usted,

poeta del futuro,

leer entrelíneas

y reconocer

tiempo borrado,

por siempre

en unas letras tatuado.

Deja un comentario