AUSENCIA EN EL CAMINO

Si el teléfono deja de sonar,

la música comienza a bailar,

en la verde sala de estar,

el ruido del metal,

canta dentro del escueto dedal,

mientras el lápiz dibuja

la estela de la mañana,

mojada por lágrimas,

de despedida,

en un tranquilo Lunes

del esquivado Verano.

La luz brillante en aquel tejado

susurra un efímero reflejo,

mientras el recuerdo se cuela

por la rendija de una sonrisa.

Pase usted me dice la voz,

devuelvo la sonrisa

y dejo el verso abandonado

en la silla con vistas a un tejado,

mientras sé que voy a sufrir

con el sonido de una máquina,

ronroneando

dentro de este cuerpo.

Consulta a mi urna silenciada,

bajo amenaza de palabras

volátiles a los truenos,

ausencia se abre camino

de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s