PUS

Desde el balcón de la vida,

pinal mira la vida pasar,

camino arriba

respira el caminante

sin bastón de sujeción

en su tibia razón.

La tormenta asusta,

al pájaro piando

desconsolado,

al ver el mar

sus alas agitar,

huellas borradas

al instante,

antes de que tatue

la tierra en su pisar.

Cuando llega arriba,

respira y piensa,

“torcí mi paso

por falso zapato”.

Qué pena del caminante,

que no supo apreciar

anónimos zapatos

que caminaban a su lado.

Ahora las ampollas escuecen,

por mucho que rasque,

la infección en su vida

sin remedio se expande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s