TiRaR lA ToAllA

Momento en que el tiempo

congeló la mirada,

esquivando encuentro,

toda palabra

se perdía en el silencio,

las imágenes borraban

cualquier huella dejando

migajas por el camino.

Precisamente

en aquel corto pasillo,

donde la música dejaba

de sonar,

ella tiraba la toalla,

una vida fue suficiente,

para entender

que ya nada era posible,

más que guardar

en la profundidad

de su cueva,

un nombre

con apellido

adiós.

Deja un comentario