HUIDA

En la parada del corazón,

silencio escuchaba,

no sabía si lluvia

o trueno bailaba,

pero oyó las sílabas

mientras apuntaban

reproches como broches.

En la ausencia,

todo decía,

mientras humillación

calaba huesos.

La página se deshacía

en miles de pedazos,

llegaba su luz

y con ella el respiro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s