EFÍMERA VIDA

El bosque de hayas esconde palabras, entre las centenarias raíces que asoman a la vida, sobre el barro del pasado esas hojas secas intentan volver con el viento, no se dan cuenta, que regresar tras la vejez resulta ser una estupidez, no existe nada que haga a esas hojas sucumbir a las frágiles ramas abrazando alma silenciosa, son perennes como la vida misma, efímeras en la belleza de lo oculto, abandonando su coraza crujiendo sobre los pasos del futuro, abriendo camino sin rumbo. Mira el bosque, ahí permanecerá cuando su cerebro deje paso al olvido, el cuerpo decida que las huellas ya no tatúan el suelo y cuando sea pasto de gusanos incrédulos saboreando toda una vida vivida. Y ellas, siempre permanecerán en una de esas últimas imágenes cuando dejes de esperar el posible retorno y sin embargo, ya no importará ni al árbol, ni al caminante ni siquiera la mirada que ahora mismo las atrapa. Pero ahora son todo sin ser nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s