LUZ APAGADA

Cada día busco el amanecer en sus pétalos, recordando el suave acariciar de una piel rota por el viento, observo desde la lejanía mientras eleva mirada cruzando delicado arco iris, brillando ante aquella luz que ilumina la pequeña sala. Imposible de ocultar al cielo, sin quererlo, se convirtió en el jardín del deseo, desde entonces cada noche me cuelo en su ventana y despeino las ramas, así cuando despierte del otoñal letargo, la luz apagada encontrará y con la savia de aquellos labios regresará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s