VOCES

Te equivocaste, seguiste las voces que te hablaban en la niebla y no escuchaste al corazón, él gritó cada vez que la espuma sentía, pero sólo tenías oídos para las voces. Triste espuma sintió la muerte llegar y se esfumó detrás de la primera ola que acarició su estela, la resaca hizo el resto. Ahora cuando miras el mar, ella en el horizonte sigue mirando como la niebla se adentra en tierra y las voces ganan la vida que un día acarició.

Deja un comentario