MILES DE EXCUSAS

Tristeza se pasea camino al altar, arrastra su pasado esperando poder algún día arrojarlo de su espalda, sube las escaleras, mira al fondo, la pared le responde de nuevo con un vacío. Recuerda los otros vacíos, siempre seguidos de miles de excusas. Busca otras caras, las encuentra, una de nuevo se ausenta, no quiere molestar al que debiera estar. Las disculpas ahogan mirada y ella entre lágrimas la recuerda, cuando más lo necesitaba las miles de excusas aparecían para dejar el vacío de la nada en su alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s