LA ESPERA

La niña de la mirada triste, traga lágrimas en silencio, no llora, así nadie pregunta, es fácil apartarse del mundo y esconder los motivos de tristeza.

La mujer de mirada lánguida, se pasea a tu lado, sigue refugiada en el silencio, ahora le preguntan y ella contesta, con el primero pensamiento.

La anciana de mirada pérdida, sigue buscando respuesta a tanta tristeza arrastrando pasos, desdibujando huellas en cada intento.

Ahora la miran, agazapada en una estadística resiste, ella es todo y escondida sigue esperando.

Aveces la esperanza es lo único que mantiene en pie alma golpeada y seguir esperando con el anhelo de aquella niña es lo único que te puede hacer seguir. En Gijón, un matrimonio octagenario decidió de mutuo acuerdo acabar con su vida, su espera había acabado. Existen muchxs ancianxs que pierden la esperanza ante el mundo del silencio que callan su voz antes de tiempo.

Deja un comentario