QUIÉN ME MANDARÍA BUSCAR …

Buscaba un poema de amor, a ver si algo se contagiaba y todos hablaban de un Dios, ese que nunca está cuando todo el mundo le llama.

Pues nada, no conseguí leer nada que hiciera revivir el volcán que en mi corazón yacía, así que cerré los ojos, soñé con que en aquel amor aparecías, y hacías que esta alma se adentrará con su boca en la lava más hermosa que jamás hubiera imaginado.

Así, como si no quisiera la cosa, decidí soñar cada noche con ese amor, no comía, ni hablaba, ni molestaba, simplemente se dejaba amar.

Todo fue casi perfecto, hasta que intente acariciar su piel fría, desperté y encontré la losa de la realidad jodiendo sin bondad cada pensamiento.

Así es la vida, sueños desaparecen y la realidad golpea de la manera más cruel, sin preguntar, dejándote sin expectativa de encontrar, ni en cielo ni en el infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s