REFLEJOS

Los hijos se deben

a la oscuridad,

maullan entre el gentío,

con pasado pagado,

mientras futuro

está vendido.

Ellos gritan en las tinieblas

esperando años vencidos,

regresando al presente,

censurado el día siguiente.

No se ven cuando saltan,

exaltados por los efectos

de la vida,

quieren olvidar

lo que les escupe a la cara,

no es lo que quieren,

pero es lo que tienen.

Y el tiempo pijo

va agotando su existencia,

entre miradas de reojos

a lo existido,

resistiendo a lo que vendrá

claro como el viento.

Regresé con los hijos,

sorprendida,

murmuré,

aquí ya he estado,

me fui lejos del alboroto

de su apariencia,

para regresar

a una realidad patente.

Mientras el tiempo

pasa factura

y los hijos, siguen mirando

buscando reflejo

de lo que

realmente son.

Deja un comentario