CERVEZAS DE SOLEDAD

Caminó con los pasos contados, pensando reducir el camino, mientras aguantaba el sonido del tiempo acariciando una noche de verano. Las estrellas se ocultaban en la persistente niebla de un mes atrapado en la Primavera. Decididas huellas caminaban hacia la Luna, pero sabían que por muchos caminos recorridos, el sendero nunca iba a ser el mismo. Ya estaba escrito y nada se podía hacer por cambiar destino. Tomada antes de ser decidida, ya tatuada en el ADN de su nacimiento, sumergida en la herencia apropiada por el pasado.Todo estaba dicho. Y nada podía torcer el hilo rojo que le acompañaba. Así que peinó su mirada y rizo su boca para buscar la luz perfecta que le hiciera por fin volar. Alzó los brazos, viró su cuerpo y con la firmeza de la certeza abrió el corazón. Miró y seguía ahí, escondido en el más escurridizo pensamiento, agazapado en una realidad ausente y como siempre, callado. Nunca quiso hablar y en la niebla de una madrugada dejó de volar. Esa fue la última vez, guardó sus alas, escondió pensamiento y borró recuerdo. Ahora es una más, pérdida en las grises paredes del olvido, vagabundeando entre los poros de pieles ajenas y cantando una canción en bajito a las cervezas de una soledad anunciada entre bastidores de papel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s