LIBERTAD

Tuve un sueño,

se llamaba libertad,

no había que poseer

para amar,

ni ser superior

para parecer.

Tuve un sueño,

se llamaba libertad,

sin precio,

no entendía de tasa.

Tuve un sueño,

se llamaba libertad,

y lo encontré,

en la soledad,

cuando agonizaba

entre sus garras.

Y grité su nombre,

en el último suspiro,

la telaraña se rompió,

pero ya era,

demasiado tarde.

La libertad conmigo

se murió.

Deja un comentario