LA PIEZA

Miro el aire que envuelve el sosiego, todo está en su lugar, los árboles en el bosque, las nubes en el cielo, animales en noche libre, oscuridad encubriendo, la inocencia en la cama y la tersura en la piel del amor reposado. Todo en su sitio. Todo menos la última pieza de la vida, la depositada en la eterna espera donde las hojas crujen su paso en el camino, y el agua corre entre las rocas vivas de la muerte. Esa pieza espera con la esperanza de completar al ser que no cesa su búsqueda, quizás todo al final este en aquel lugar llamado hogar, o en el zig zag de las ramas ante una mirada, o en la vida resguardando nido con la ternura de la protección. Todo vuela, las alas, la vida, el tiempo, el amor, y sólo queda esa insignificante pieza, esa, la que un día dejamos desechada por no ser aparente, y que sin embargo ahora te das cuenta de que lo era todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s