EL REENCUENTRO

Se empezó a ir,

en aquel instante,

algo hizo saltar

pequeño resorte,

un golpe,

una palabra malsonante,

un hecho consumado,

latido pausado.

Algo se rompe

como el cristal

azotando la verdad.

Entonces comienza

a irse,

con cabeza gacha,

maleta repleta

y corazón vacío.

Recuerda perfectamente

los momentos,

balbucea sonido,

sabía que tarde o temprano

ese rugido

caería como espada

ante anunciado final.

Empieza a pensar,

en aquel punto

donde se había quedado,

nunca se borró,

conocedor

de reencuentro,

cuando ella

ni siquiera quería

mirarlo.

Deja un comentario