LA ESTELA

Quieta inmóvil,

lágrimas secas,

recorren corazón,

sabía lo debido,

dolía haberlo visto.

Ahora abraza soledad,

decide nunca más,

esconde su mirada

detrás

de la estela amarilla.

Un comentario

Deja un comentario