NOTA DESDE LA PARED

Osa contestar detrás de la cobardía, esa que le hizo bajar de la noria cuando estaba en la cima. Se atreve a quejarse de su miedo a mirar dentro del alma donde siempre estuvo la verdad, abrazando corazón. No sabe cómo tiene tanto coraje de haber abandonado la ola en el mar y luego reclamar su espuma, si la derramó a los pies del océano de sus miradas, la que devoró cada sección de sus cuerpos. La verdad, es qué da pena, todo lo tuvo en sus manos y lanzó al infinito el amor con un boomerang sin regreso. Creo que le ha quedado claro, ella con encogidos que cuelgan literas a escondidas mientras suben al viento del olvido, para caer de nuevo en el eterno recuerdo, la verdad amor, no habla.

Deja un comentario