TORPE CORAZÓN

Mi cuerpo te recuerda,

pegado a las sábanas

se encuentra,

recordando la noche

en un terremoto,

adueñado de él.

No quiere

separarse del deseo,

poseído en la oscuridad,

agazapado en el jardín prohibido,

camina con la desconfianza

atrincherada a su mochila.

Mira si será estúpido,

que no recuerda las heridas,

y tan sólo piensa

en el calor de la niebla,

recorriendo su piel.

Deja un comentario