MI

Mi paz no tiene precio,

mi amor no tiene límite,

mi peso perfecto,

mi instinto juez,

Mi carácter mío,

mis palabras sagradas,

la verdad compañera,

la lealtad primordial.

Mi tiempo escaso,

repartido

con quién quiero,

mi soledad es compañía,

mi sol y luna intocables.

De amantes ni hablo.

Mi sol soy yo,

mis truenos también,

mi confianza infantil

tocada,

pero no hundida.

Mi libertad

en busca y captura,

mi tranquilidad trashumante,

mis olores etiquetados.

Mi vida a flote,

la maldad hundida,

la decisión tomada,

el regreso perdido.

Mi egocentrismo nómada,

mi pensar lejano,

coge la maleta

y cierra la puerta.

Mi fe obsoleta,

mis cajas amontonadas,

mis mudanzas cansadas,

mi lápida esperando.

Y el futuro

por vivir …

ahí mirando.

Este poema aunque pueda parecer egocéntrico, trata de miles de personas, que en este momento toman una decisión y se paran un instante a pensar. Para MI son valientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s