CAMBIO

Giré el volante de repente, no tenía claro el camino, veía como la araña me engullía las entrañas y viré, con tanta fuerza que derrapé las ganas de vivir en la curva de la vida.

Deja un comentario