PANDORA

Abrí la caja,

todo salió ante mí

como ráfaga de viento,

torpes manos

intentaron cerrarla,

pero el vacío

pronto ocupó todo.

Desde entonces vuela

entre los hombres,

buscando hogar

con qué llenar

todo de felicidad.

Dicen que la curiosidad

mató al gato,

lo que no cuentan

es que lo humano

juega ser gato,

sobre ajenos tejados,

buscándola

dónde nunca está

sin piedad para

poderla engañar.

Y esperanza los mira

desde lo alto,

ve al hombre pecar,

se gira …

y llora.

Se aleja del lugar

qué un día

le vio nacer.

Desde entonces

el hombre vaga,

siempre soñandola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s