EL DISPARO

En los cimientos de la espera,

mira el pequeño gorrión,

alzando vuelo

al ancestral árbol.

Busca rama

dónde emprender piido,

ninguna convence

nadie le reclama.

Más al fondo,

oye la muerte,

avisa con único disparo,

letal y efectivo.

El pequeño gorrión,

ya no quiere volar,

el miedo

ha cortado alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s