ACOSTUMBRARSE

No me acostumbro,

a ver hilos cortados,

con el odio entre dientes,

no puedo hacerlo,

y ver cómo los nudos

desatan su fuerza,

para ver caer

destellos de libertad.

No debo permitirme verlo

como algo rutinario,

preámbulo

de nueva martil.

Cierro los ojos,

ha sido un sueño,

leo la prensa,

una más ha caído,

desaparecida

torturada

y asesinada,

delito:

luchar.

No me acostumbro …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s