SUCUMBIR

Empiezo a olvidar,

dónde tengo mi pie derecho,

la mano izquierda,

si cerré bien la puerta,

o dejé la ventana abierta.

Empiezo a buscar

las gafas que compré ayer,

en la basura,

tiradas con embalaje,

y miro muchas veces

a la gente,

quizás para poder entender

lo que hace un minuto

ha hecho alguien sin titubear,

delante de mis narices,

y lo mejor,

es que al mundo

le daba igual,

ver mentir

por puro egoísmo.

Empiezo a desear,

que el no recordar,

me haga tan ciega

como los que están

sentados …

ahí esperando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s