AQUELLO SIGUE OCURRIENDO …

El sol toma mi cuerpo, lo desgarra sin preguntar, con deseo de calentar desnudo entra por mi ventana, buscando capturar algo que ya ha comenzado a corromperse en la primera lágrima derramada. Dejo que pase, que desgarre con su tibio carácter, demasiada lluvia mojando espaldas para ahora quejarse del calor que abraza. Se desliza rayo a rayo por mis piernas cansadas de buscar entre sus caminos la piedra que me haga soñar en un mundo obligando a dormir y al día siguiente no recordar.

Deja un comentario