AL BORDE …

Su vuelo incesante,

en la cercanía molesta,

mas la muerte arrastra

en las rotas alas.

Tan ruidoso,

apagando el Tic Tac

del tiempo,

con un sólo zumbido.

Busca en la oscuridad,

la luz que aquella noche

le iluminó,

con velas apagadas.

El humo de su boca

se disipa

en la niebla

del confundido corazón.

Y se sienta en el bordillo,

lia un cigarro,

lo sella con sus labios,

y la recuerda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s