ESCONDIDAS LÁGRIMAS

En la sal que resbalaba por su piel se escondían aquellos mares, aquellos que oscurecieron su océano en apenas unos suspiros de nada.

Otra vez se desliza por su tez, como si supiera donde ya no podría volver, más bajo la curiosidad voladora se esconde Pandora la olvidada.

La dama de miles de lágrimas que ahora mismo se resbalan silenciosas con centenares de marismas tras su eslora.

Y vuelve a evitar, su nombre mencionar, para que esos diamantes no encuentren el motivo tatuado en su frente.

A quién voy a engañar, nunca podré ser esa insignificante gota que ahora huye de la carne de mi ser en busca de la llamada Libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s