EL CUIDADO

Ausencia caminaba entre la gente,

buscaba unos ojos que la viesen,

mientras en cada paso desencaminado borraba estela,

en la madurez disfrazaba último tren.

Sólo a la vejez entenderá que lo ausente nunca volverá,

entonces triste cerrará su alma

y descansará sobre la cima de la montaña,

recordando lo que fue el presente

y que no por cuidarlo …

se hizo ausente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s