DECEPCIÓN

Saboreé un caramelo con el deseo de quién lo prueba por primera vez, poco a poco salivé la coraza tan perfecta que envolvía una expectativa de algo tan delicioso.

Degusté todo lo que veía de su cuerpo con la ansia de la pasión y cuando quise llegar a su interior, me encontré con el vacío más intenso de quién mima la estética y se olvida del relleno.

La decepción lo ocupo todo, su sabor se hizo amargo y sólo quedó el recuerdo de un querer.

Desde entonces sólo duerme en mi boca, caramelo con interior generoso, para cuando llegue a su bocado me encuentre el amor y no solo su querer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s