SEPTIEMBRE EN EL INSTANTE

Sobre el tejado de la vida, se filtra una sonrisa, entre teja y teja se cuela en la cornisa.

Asoma a la ventana y siente la brisa, mientras mis pies se dejan mecer en las olas de la vida con la perspectiva de una libertad aunque sea a tiempo parcial.

Amanece de nuevo y las alas empiezan a volar, no antes sin mirar la humana que comienza a despertar apartando las piedras de un camino con dulces y amargos momentos en un cielo repleto de claridad.

En la soledad de su compañía el sol apaga la oscuridad y la paz regresa de su cautiverio.

De nuevo.

Deja un comentario