MADURA NIEBLA

En el humo deslizado por su mirada, la edad del viento ves perdida entre los matorrales de la vida.

Buscando salida a la ausencia de perspectiva a un mundo callado donde al final lo querido es olvidado.

En el camino encontró el peor muro que se puede alzar ante sí, egoísmo de querer todo el monte para sí, olvidando al resto de los seres que también lo amaban.

Vejez dura la esperada, cuando la niebla disipe huída, porque algún día el monte sin dudar le dará espalda.

Ningún otro será como el primero, ya que segundos mundos sin miramientos … nunca pueden ser como el primer cultivo de un corazón herido y repleto de codicia.

Deja un comentario