A LAS PUERTAS DEL CIELO

Bajo las lágrimas de su mirada el cuerpo cesa prisa, no importa que se deslice por su piel ni si moja alma escondida .

Es agradable sentir acaricia, cuando el resto del tacto esconde bajo tejado caduco la vida.

El Otoño regresa en un verano retardado y ausente en las hojas hablan de la inocencia oculta del limbo, susurrando llegada.

Los árboles dejan caer sus sueños sobre la rutina de sobrevivir al cielo que sabia ahora añora.

Y mi cuerpo se entremezcla con el amasijo de emociones, cae con esas lágrimas deslizándose sobre eterno silencio.

Deja un comentario